Hombre, es el que tiene sed del infinito

Posted by on domingo, 8 de abril de 2012

Hoy quiero compartir una nota con ustedes, que particularmente, vale oro leerla. Tomada de un libro que leí hace años y dice así:

"Las águilas grandes, cuando quieren enseñar a sus hijos a volar se remontan muy alto y  desde allí claman, reclaman e invitan a sus aguiluchos a subir. El hogar de las águilas son las alturas. Una lección, que nos deja un mensaje interesante: Hacia abajo nunca. Hemos nacido para cosas grandes. No podemos resignarnos. ¡Ay del que se conforma! Hombre, es el que tiene sed del infinito"

De eso se trata, la vida no tiene un lugar para nosotros. -Somos nosotros, quienes construimos y hacemos de la vida una maravilla-. Los sueños se cumplen; sólo sí, creemos que podemos hacerlos realidad. Siempre y cuando, estén dentro de nuestras posibilidades. 


A veces, es bueno recordar que podemos levantarnos después de tantas dificultades. La gran moraleja es, que el tiempo nos brinda la experiencia y debemos saber aprovecharla.



Piloteando esta bitácora, se despide desde la cabina de despegue, 
Giulio Mottola

Imagen tomada de: http://i809.photobucket.com/albums/zz16/Giuliomottola/eagle.jpg

Leave a Reply