Después de todo, nada se pierde

Posted by on jueves, 11 de agosto de 2011

Un nuevo tiempo comienza, las valijas preparadas y el camino lo reconocen los que se aventuran. Después de todo, nada se pierde. Hay que saber zambullirse en la plena diversión de la vida. Sólo eso, una diversión. Ya las etapas se  van con el paso del viento, dejando que sea éste, quien despeje nuestros pensamientos y los haga volar. 

Porque al volar muy alto, podemos observar nuestro alrededor y comprender que la felicidad de cada uno, no pueden darla los demás.

Es algo que debe construirse uno mismo con mucho esfuerzo, para después compartirla con el resto de los seres queridos. Aunque el dolor pase a ser heridas imborrables en la memoria, siempre existirá lugar para personas con almas puras, que sufren y les espera una vida completamente maravillosa, más cerca de nuestra condición de: Ser Humano.

Piloteando esta bitácora, se despide desde la cabina de despegue, 

Giulio Mottola

Leave a Reply