Entrevista realizada por Yeisy de la Rosa

Posted by on miércoles, 30 de agosto de 2006


Un hombre de muchas aspiraciones.
GIULIO MOTTOLA EN LA CUMBRE DE SUS SUEÑOS
El joven polifacético compartió el contenido de su maletica de sueños como él mismo le llama, la cual tiene un repertorio de metas cumplidas y que aún esperan por materializarse, y entre ellas su deseo por dar a conocer una novela de su autoría.
              
           En Venezuela hay mucho talento juvenil. Personas que se dedican a la actuación, música, pintura, escritura, producción y animación de programas televisivos. Otros emprendedores que buscan ayudar a los menos afortunados. Sin embargo, hay casos excepcionales como el polifacético Giulio Mottola, quien es un compendio de todo lo anterior.

          Este joven emprendedor a los 22 años, nativo de Monagas, es el creador del blog llamado "un lugar para despegar", el cual fue nominado a los Premios Bitácoras 2011, en Madrid. Fundador de la organización de labor social "Nosotros somos el mundo" que rompió paradigmas en su primer evento. Animador del programa "De todo un poco" transmitido por TVO. Escritor, actor y viajero empedernido.

             

La Maletica de Sueños

            Este baúl de Giulio Mottola es una maleta viajera, altruista, como él mismo la denomina. Siempre dispuesta a abrir la cremallera para tender la ayuda a las personas. Contiene todos sus sueños, sus metas, proyectos postergados, escritos y una próxima exposición de obras de arte propias, entre otras cosas. Y en uno de sus bolsillos laterales secretos, la música. 
            Su maletica incluye una de sus mayores pasiones, viajar. Disfruta conociendo nuevos sitios y lugares históricos. Además que le permite reinventarse, ser un Giulio nuevo. Considera que necesita volver a aventurarse por el mundo para regresar completamente renovado y aprovechar la experiencia para nutrir sus proyectos.
            “Cuando viaje y vaya con esa maletica completa, que ya le faltan pocas cosas, voy con un mundo recorrido. Es lo que estoy haciendo ahorita, tratando de terminar todos los proyectos, luego agarrar y abrir la maleta y meter toda esa experiencia, cerrar y viajar para ver que tal”.
          Mottola a pesar de haber asistido a cursos de idiomas y química inducido por sus padres, siempre fue un aficionado a la actuación, la animación y la escritura. Confiesa que desde pequeño siempre se sentaba en el jardín de su casa a escribir, en cuadernos a los que les abría agujeros, colocaba un candado y convertía en su diario personal.
            “Me entretenía escribir y al mismo tiempo me imaginaba las cosas como serían en 10 años y empezaba a actuar y animar y decía ‘esto es lo mío’. Desde ese entonces, la mayoría de los escritos de mi blog son de hace 12 años. Tanto la escritura como la actuación han estado de la mano, siempre presentes”, comenta el actor acerca de sus inicios.
Revela que no tuvo una infancia como la del resto de los niños porque no creció jugando en las calles. Y reconoce que le hace falta, “a veces tengo actitudes de muy niño, inocente en muchas cosas y me faltó mucho por aprender. Yo digo que toda persona se educa en la cápsula familiar, pero la gran parte de las cosas se aprenden primero en la escuela y el resto en la calle”.
“A veces me daba nostalgia porque tenía que asistir a clases de inglés, italiano y pensaba ‘¿qué voy a hacer con eso a esta edad?’. Cuando me encierro y me dan esas lagunas mentales, siempre vuelvo al pasado y recuerdo la etapa de la infancia porque había tantas cosas que yo quería hacer y no podía. Pero hubo cosas que ayudaron y aunque a veces me hace falta, ya el pasado se vivió” puntualiza Mottola.

Un lugar para despegar

         En el 2006, Mottola decidió crear un espacio en la web, llamado Un Lugar Para Despegar, donde comparte con el mundo sus escritos y anécdotas personales. Desde entonces le ha dado vida a través de frases propias, la lectura y las vivencias de sus allegados.  En él, busca resaltar además su concepto sobre el ser humano y su forma de vida.
            Su bitácora ha sido constantemente elogiada tanto por venezolanos como por lectores de otros países, incluyendo reconocidos artistas debido a su versatilidad y amplio aspecto sobre la vida en general, la búsqueda incesante sobre el mejorar día a día como persona y el rescate de los valores humanos.
           Este blog fue nominado a los Premios Bitácoras 2011, celebrado en Madrid. “Era el único venezolano en la premiación. No gané porque les dieron prioridad a los participantes europeos, pero fui bien puntual y me defendí correctamente en el debate. Considero que logré poner en alto a Venezuela”, manifiesta el escritor.

Nosotros Somos el Mundo

         Además de ser actor, escritor, viajero y portador de una maletica de sueños, Giulio Mottola es un joven altruista, cofundador y vicepresidente de la organización sin fines de lucro Nosotros Somos el Mundo. Ésta generó gran polémica en su primer evento por haber sido preparado por jóvenes de 19 años y haber tenido éxito en sus propósitos.
           
       Mottola confiesa que una de las principales razones por las que quiso consolidar la fundación fue por haber estado en el lugar de muchas personas de bajos recursos. Al mudarse a una ciudad diferente, sin sus padres, para estudiar arquitectura en la UDO de Anzoátegui atravesó una época difícil y conoció la realidad que afrentan algunos menos afortunados.
La fundación apoya al talento emergente y colabora con los niños de escasos recursos, como es el caso de los de la Aldea de Pescadores. Mottola participa activamente impartiendo clases de desarrollo personal y actuación. Busca infundirles un sentido de pertenencia hacia ellos mismos y su entorno. Además del rescate de los valores humanos y un pensamiento ecológico.
            Actualmente muchos artistas mundialmente hacen proyectos benéficos y Mottola expone que no se trata de una moda. Las grandes figuras de la historia han atravesado situaciones complicadas o han surgido de abajo y eso hace cambiar su personalidad y desear ayudar a aquellos que lo necesiten.
            “Disfruto mi trabajo, cuando escribo, lo que hago en la fundación. Ver que los niños se lo disfrutan. Creo que sin querer les he creado a ellos y a mis amigos el sentido de pertenencia. Es la mejor forma de hacer las cosas, disfrutárselas, siempre pensar en positivo y tener una actitud buena hacia los demás. Y lo malo es sólo una nube pasajera. Luego viene algo mejor” expresa.

-   Si te propongo esto, tienes 30 años, tu libro se convirtió en un best-seller, eres reconocido internacionalmente por ser una persona polifacética y por tu fundación. Y cumpliste todas las metas que tienes propuestas justo ahora.  ¿Qué ocurriría entonces?

-                           Me veo sentado en un banquito, súper relajado. Frente al mar, me encanta. Disfrutaría todo lo que hago. No sé si en ese momento tendré hijos, pero si los tengo estaría con ellos y mi esposa a mi lado, viajando, realizando otras cosas. Dando clases en otros países. Sobre todo escribiendo, no creo que se me vaya a escapar porque espero hacerlo hasta que mi cuerpo aguante. Y si tuviera el best-seller, ya estaría escribiendo otro y preparando otras cosas.

  El actor añade que sin embargo, no sabe lo que le pueda deparar el futuro, porque su concepto es que la vida hay que disfrutarla y vivirla. Asegura que mientras se viva plenamente, las personas se sentirán siempre renovadas, felices y que si mantienen esa actitud no podrán tener un mal pasado.

      “No puedes cambiar el mundo, pero sí tu entorno. Yo puedo cambiar este ambiente con sólo realizar una acción positiva. Las grandes cosas se dan con pequeñas acciones. Cuando cambias tú, cambia el resto de tu mundo. Si te concentras en algo que vives, que deseas, el universo conspira a tu alrededor para que recojas las pistas y lo logres”.

-       En tu blog dices que las ideas se crean de manera diferente, ¿de dónde provienen las tuyas?

-                            Mis ideas son un personaje completo. A veces voy por la calle, veo a las personas y me pongo a imitarlas, a pensar en muchas cosas, en los detalles mínimos. Por ejemplo, cuando vas en un autobús no te das cuenta de quienes están a tu alrededor, ni imaginas la cantidad de historias que hay allí, de la gente que pasa trabajo o las necesidades que tiene. Existe una barrera, pero yo siempre trato de ir más allá.

Ese ir más allá y no ser básico, profundizar un poco más y tratar de enseñar a las personas a hacerlo. Siempre estar pensando, innovando, tratando de solucionar, de mejorar y hacer su trabajo plausible, notable, que hable por sí solo. Tener una filosofía genuina. Es parte del estilo que impregna la personalidad de Giulio Mottola.

El escritor incita a los jóvenes a creer en sí mismos y que hay un Dios omnipotente. Que no se dejen influenciar por las cosas negativas pero que las aprovechen y lo tomen como un ejemplo para salir adelante. Hagan lo que les gusta y aunque no puedan que disfruten y aprendan, pues mientras mantengan esa actitud porque así poco a poco irán realizando sus sueños. 
Además, exhorta a la juventud a ser ellos mismos, honestos, sencillos y a no dejarse llevar por el dinero. A comenzar sus sueños a lápiz y papel, que se concentren en ellos y los materialicen y que no tengan miedo porque como él mismo considera, afuera hay un mundo que espera por cada uno y que luego puede sorprender con cosas inesperadas. Que tengan la voluntad de atreverse e intentarlo y se enfrenten a retos de gran envergadura y rompan paradigmas. 
“Y los invito a que viajen, no hay nada más placentero que compartir con otras personas y otras culturas. Disfrutar y estar en sitios históricos. Descubrir personajes importantes que estuvieron donde estamos nosotros ahorita, creyeron en sí mismos, en sus proyectos y empezaron con pequeños detalles y aunque les llevó muchos años, lo lograron”.

Este joven emprendedor ha demostrado que no hay sueño demasiado grande ni imposible de realizar. Cada meta empieza trazada a papel y lápiz, y está en cada uno de nosotros hacerla realidad. Inspirar y motivar a todo aquel que tenga su maletica llena de sueños pero que aún no se ha atrevido a sacarla a pasear.



Fuente: Yeisy de la Rosa
USM

Leave a Reply