Poema de Rubén Darío

Posted by on jueves, 28 de febrero de 2013

Un hombre sabio me recordó hoy, que en lo más profundo de nuestra trinchera existen palabras sublimes queriendo ser expresadas. Sólo con recitar unas líneas de un poema de Rubén Darío provocaron que analizara un poco de la vida. Por eso, quiero compartir con ustedes el poema siguiente:

Yo sé que hay quienes dicen: ¿por qué no canta ahora 
con aquella locura armoniosa de antaño? 
Ésos no ven la obra profunda de la hora, 
la labor del minuto y el prodigio del año. 


Yo, pobre árbol, produje, al amor de la brisa, 
cuando empecé a crecer, un vago y dulce son. 
Pasó ya el tiempo de la juvenil sonrisa: 
¡dejad al huracán mover mi corazón!

Leave a Reply