Secretos de la Guardia Suiza

Posted by on lunes, 25 de mayo de 2015

Hay un viejo dicho que dice: "Todos los caminos conducen a Roma", que exalta la grandeza e importancia de la ciudad conocida como "caput mundi". 

Las grandes metrópolis suelen tener mucho que ofrecer desde el punto de vista cultural. Sin embargo, esconden historias y secretos interesantes. Roma, es considerada la Ciudad Eterna por su patrimonio histórico, artístico y monumental, y también por ser el epicentro de la religión católica. 

Pocos conocen la historia de los Guardias Suizos, el pequeño ejército con los característicos uniformes de bandas amarillas y azules, que guarnece la Ciudad del Vaticano. Son 500 años de historia, y desde esta nave revelaremos algunos secretos:

  • Su origen se debe al papa Julio II y se remonta al 21 de enero de 1506.
  • El uniforme actual fue diseñado por el Comandante de la Guardia Jules Répond (1910-1921), a partir del modelo que se atribuye a Miguel Ángel hecho en 1505, por lo que es considerado una de las vestimentas militares más antiguas del mundo. 
  • Viven dentro del Vaticano, en un cuartel con tres barracones que se halla a la derecha de la plaza de San Pedro, entrando por la puerta de Santa Ana. 
  • Los guardias suizos no usan propiamente botas, aunque sí medias adherentes a las piernas, sujetas a la altura de la rodilla por una liga dorada.
  • Es el ejército más fotografiado del mundo.
  • Un guardia suizo vigila día y noche uno de los 27 puestos establecidos en las puertas, logias y salas vaticanas.
  • Sólo llegan a escoltar al Papa tras ocho años de servicio. 
  • Es la única religión que tiene un cuerpo armado propio, pero formado por mercenarios procedentes del país alpino.
  • Disponen de una sala de juegos y un gimnasio, y de una piscina en un convento cercano.
  • Pueden salir a dar una vuelta por Roma, pero sin trasnochar. 
  • No se admiten mujeres, porque con 110 jóvenes encerrados en un cuartel causarían inevitables problemas disciplinarios y de relaciones.
  • Pío X estuvo a punto de suprimir la guardia a principios del siglo XX, ante la revuelta, ya habitual, que siguió a su elección, porque los soldados exigían una paga extra por el trabajo durante la sede vacante.
  • Cada 6 de mayo los nuevos alabarderos juran sus cargos ante el Papa y los ascendidos toman posesión.
  • En los valles suizos, ir a la Guardia es un orgullo y una tradición, a veces familiar.
  • La Guardia Suiza recluta 30 personas cada año.
Los criterios para su reclutamiento no han variado a lo largo de los siglos: los sujetos elegidos habían de ser ciudadanos suizos, de fe católica, de sanos principios morales, altos por lo menos 1.74 cm, solteros y tener entre 19 y 30 años. Los candidatos deben haber cumplido el servicio militar suizo y hacer un curso en la escuela de reclutas del cuerpo en Suiza. 

Actualmente, la Guardia Suiza está compuesta por un centenar de soldados. Desempeñan funciones de representación en las celebraciones y vigilan las puertas de acceso a la Ciudad del Vaticano. Ahora bien, para muchos son considerados como un cuerpo de seguridad que respalda los grandes misterios del Vaticano... pero, ¿podrían ser capaces de ocultar tantos secretos ante los miembros familiares sin que el Vaticano se entere? 


Ver vídeo: 




Piloteando esta bitácora, se despide desde la cabina de despegue, 

Leave a Reply