Mis delicadas trenzas de zapatos

Posted by on lunes, 20 de junio de 2016

Escudriñar el pasado hasta entender que somos como trenzas de zapatos, que necesitamos de vez en cuando andar rozando los suelos y perfumar nuestro delicado tejido con aromas forasteros. 

Nos dejamos llevar con el andar del viento, y sin saber, terminamos recogiendo nuestro maltratado cuerpo.

Piel que abriga al mismo cuero ajeno, quien merecía en ese momento sacudirse contra el suelo. Es extraño contemplar mis delicadas trenzas desde abajo, pero es grandioso verlas rozar con otro brillo el mismo suelo que no espera, no pregunta y carece de movimiento.

… Y si para continuar debo abandonar aquel viejo cuerpo de cuero, espero que sea por pequeño, porque quiero darle otra nueva aventura a mis delicadas trenzas de zapatos.

Leave a Reply