Sueños de Almohada | Primer Capítulo

Posted by on lunes, 17 de octubre de 2016

¿Alguna vez han vivido un déjà vu?

Por alguna extraña razón: las canciones, las películas, los libros, los viajes interminables, los aromas, los lugares y algunas personas activan esa sensación que nos transportan a otros momentos de la vida. 

Sí, quizá se trate de un déjà vu. Es estar rodeado de las mismas caras, objetos y circunstancias. Siempre terminamos diciendo que conocemos a una determinada persona de algún lugar, pero nunca sabemos de dónde. También nos suele pasar que entramos a un espacio desconocido y terminamos diciendo: "ya estuve aquí".

Hace años, comencé a indagar sobre esta incierta sensación que aparece cuando menos lo esperas. Acompañada de una nostalgia descapotable y, muchas veces, por un motivo. La vida es un constante hacer, una fuerza nos mantiene en ese tren de ida y vuelta. A veces, partimos de un lugar extrañando los amigos, las personas, la familia y todos esos momentos importantes que marcan nuestra vida. A veces, se presentan oportunidades maravillosas que cambian por completo tu manera de ver las cosas. A veces, se presentan de esta forma.


Otoño, 11 de noviembre de 1999



Otra vez en este lugar. Otro día para comenzar de cero. ¿Será que te encuentro?

— ¿Hablando sola? 
—Perdón.
— ¿Adónde vas? No te haré nada, veamos juntos el atardecer. 
— ¡Gracias! No voy a ningún lado en específico. Debería de huir porque no sé quién eres y qué quieres.

Me observaba con una mirada despectiva, pero dulce

— ¡Qué carácter! 
—Gracias, prefiero que me digan halagos más originales e interesantes. 
—Mi padre decía siéntate al lado de un viejo árbol y observa la paz que se respira y se siente. ¿No piensas lo mismo? 
—Tu padre no se equivocó. ¡Me encanta este lugar! Siempre vengo a despejar mi mente justo en esta época del año. 
—Lo sé. 
— ¿Cómo dices? 
—Que tienes mucha razón, se siente el aire fresco, la temperatura está agradable y me encantaría que cada día fuese como este. Ese amarillo difuminado y ese naranja en las hojas de los árboles es mi lienzo favorito. ¿Lo ves? 
—Sí, es muy hermoso. Amo este lugar, siento que soy libre y que ya he estado aquí muchas veces. Siempre viajo a otro lugar, aunque esté aquí sentada, siempre lo hago. Es algo inexplicable. Pensándolo bien, me resultas familiar… Te he visto en otra parte. 
—Es posible. (Pensando en voz alta) Qué mágico este encuentro. Primera vez que me siento tan bien. 
—Sí, ya te hice un análisis completo, y te conozco de algún lugar.
—Con tal no sea en un funeral. 

Se reía de mí 

— ¿En qué piensas? 
— ¿Estás hablando conmigo? 
—Sí, por qué respondes con una pregunta. Eres la única chica que está aquí.
—Es que estaba imaginándome cómo sería mi vida en unos años y, este atardecer, me pone pensativa.
—Ojalá, estuvieras pensando en mí.
—Disculpa, ¿qué dijiste? 
—Nada. Te decía que a mí también me sucede lo mismo. Esa sensación es única, es inspiradora. 
—Inspiradora. Esta es la hora perfecta. Observa ese atardecer. Parece de película, ¿no piensas lo mismo? 
—Sí, es hermoso. Solo falta tener dos copas de vino y sentarnos al lado de este viejo árbol. 
— ¿Qué dijiste? 
—Nada. 
—Dime. 
—Nada, hablaba en voz alta.
—Eso no fue lo que dijiste.
—Olvídalo. 
—Y... 

Y no se me ocurría más nada para mantener la conversación

—Nunca te había visto en este lugar. 
—Siempre vengo. 
— ¡Qué extraño! ¿Estás seguro?
—Sí, seguro. 
—Quizá, nunca coincidimos. 
—Quizá. 
— ¿Cómo te llamas? 
—Quiero robarte un beso.
— ¿Te llamas "quiero robarte un beso"?
—Ay, lo siento. Estaba...
—Repite lo último que dijiste.
—Estaba.
—Eso no, tonto. Lo anterior.
—Se me olvidó. 
—Excusas.
—Por qué casi todas las mujeres son así...
— ¿Así cómo?
—Como tú. No mires así, tú empezaste. 
I don't care.

Nos miramos por unos segundos. Ella sonría

—Eres encantadora. 
—Gracias.
—Puedo (...)
—Mejor capturemos este momento. ¿Tienes una cámara fotográfica? 
—No. 

Ella volvía a sonreír, mientras movía su cabeza de un lado al otro

— ¡Qué bella es esta ciudad! 
—Mi madre también opina lo mismo.
—y tú, ¿no opinas lo mismo?
—Sí, claro. Me encanta. Estoy enamorada de este cielo, de su gente, de sus paisajes, de este lago. ¿Por qué me miras de esa forma?
— ¿De qué forma?
—Como si estuviera loca.
—Bueno (...)
—Mejor no digas nada.
—Dios ayúdame, no entiendo por qué tengo el corazón tan acelerado. Estoy temblando y no puedo controlarlo. Estoy demasiado nervioso. Ayúdame a recordar algo de Shakespeare, Neruda, García Lorca. ¿Verdad que es hermosa?
— ¿Con quién hablas? 
— ¿Yo?
—Sí, tú. Te escuché murmurar.
—Estaba pensando en voz alta.
— ¿Qué pensabas?
—Nada.
—Hombres.
—Ay, tengo hambre. ¿Te apetece comer algo?
—No, estoy bien. ¡Gracias por preguntar!
—Yo sí tengo hambre.
—Si tenías un chocolate en tu mano.
—Era un aperitivo. 
—Terminaré pensando que comes demasiado. 
—Por qué siempre dicen eso los que me conocen… Bueno tengo más chocolate en mi morral, ¿quieres?
— ¿Es en serio? 

Sonreíamos 

—Este chocolate me despertó el apetito. 
—Puedo resolverlo.
— ¿Cómo?
—Tengo un delicioso pastel de chocolate, galletas, frutas, agua y un poco de zumo de naranja. ¡Para chuparse los dedos!
—Te los chuparás tú...
—Eres un estúpido. Me voy. 
—Espera, no te vayas. Discúlpame. 
— ¡Suéltame! Me estás lastimando.
—Si prometes que no te vas a ir.
—Igual me iré.
—Por favor, no te vayas.
—Ya deja de poner esa cara de drama. Está bien, pero quita esa cara. Me quedaré con una condición.
— ¿Cuál?
—No te comas todo el pastel.
— ¡Jajajaja! Prometido. 
— ¡Comamos!
—Gracias por acompañarme. Por cierto, están buscando actrices para la nueva película de Almodóvar. Deberías apuntarte. 
—No me siento aludida con tu comentario. 
—Está bien, solo bromeaba. Te enojas muy rápido. 
—Si sigues, vas a comer césped. 
—Y si tú sigues, te voy a robar un beso. 
— ¿Qué dijiste? 
—Nada. ¡Como usted diga doña! (Sonriendo). Si me ofreces un poco más de pastel, no te molesto más.
—Pero si te acabo de servir un trozo.
—Bueno, tengo que guardar para más tarde. 

No me quitaba la mirada de encima. Admito que yo tampoco lo hacía. No sé si fingía demencia, o si se estaba haciendo la loca. No lo sé, pero fue mágico ese encuentro 

—Puedes tomar todo lo que apetezca.
—Gracias. 

Nuevamente, volví a entrar en esa sensación que les comentaba al principio. Es como si estuviese en sus sueños, no sé cómo explicarlo. Es extraño. Siento que ella también está soñando lo mismo, pero no sé quién de los dos terminará despertando. No sé qué hago aquí 

«—no vayas a besarme, por favor—» 
—Un momento, una cosa es que me acompañes a comer y otra muy distinta es que quiera besarte. Aunque sí quiero, pero no es el caso. Además, te mueres por besarme. No lo puedes negar.
—Tengo que reconocer una cosa, eres muy bueno hablando. 
—Parece que la chistosa es otra, en realidad hablo poco. 
—No te enfades, pero lo haces tan bien. Deberías poner en práctica lo que digo. Deberías de apuntarte al reparto de Almodóvar. Strike!
— ¡Vaya, superando al maestro! Te ganaste esta rosa.
— ¿Cómo hiciste eso?
—Magia.
—Si quieres conquistarme, primero debes saber que nadie me compra con rosas y, menos de plástico. Ni siquiera me has dicho tu nombre. 
—Mi nombre es Cooper.
—¿Dijiste Cooper? Te recuerdo. Te conocí en la universidad (…) ¿Por qué me ves así? Un poco de distancia, por favor.
—No puedo. Siento que si no hago esto, tendré que esperar un sueño más.
—No entendí.
— ¿Puedo?
— ¿Puedes qué?
—Robarte un beso.
—Eso no se pregunta.

Eliza despierta, son las 8:00 AM. Vas a llegar tarde al ensayo. 

— ¿Ensayo? 




Continuará...

34 Comments

  1. ¿Qué les parece esta historia? Esperen el segundo capítulo

    ResponderEliminar
  2. —¿Y tus padres no te dijeron nada? Porque los míos, capaz me hubiesen castigado y dejado un mes sin mesada.
    —También se sorprendieron, pero vieron que no estaba jugando. Mis padres de inmediato les abrieron las puertas de la casa y mandaron a preparar habitaciones para todos. Pues la navidad la pasaríamos con ellos, y así fue. Una navidad inolvidable.
    —Tus padres son muy buenos.
    —Sí, tienen sus toques a veces, pero eso no le quita lo bondadosos que son.

    Quiero hacer énfasis en este extracto del texto para referirme a los padres, con la siguiente reflexión: en todo momento educan son sus acciones, buenas o malas, pero es lo que sus hijos están percibiendo. Siempre escojan el bien.

    Buenas moralejas, Giulio.

    ResponderEliminar
  3. Quedé picada! Cuándo vas a subir la otra parte? Porque quiero seguir leyendo :(

    ResponderEliminar
  4. Fiel admirador y seguidor de todas tus publicaciones te digo que lo has logrado nuevamente, eres grande!
    -Osua

    ResponderEliminar
  5. Giulio tienes un don para escribir DEMASIADO. Estoy añicos por saber lo que pasa en el siguiente capítulo. Quedé atrapada <3

    Paola Martin

    ResponderEliminar
  6. Yo tambien quiero leer el siguiente capítulo

    ResponderEliminar
  7. ok, quedé esperando la segunda parte ya! �� Me gustó muchooo

    Exitooos Giu

    ResponderEliminar
  8. ❤️ Ayyyyyy! No se vale, quiero leer más �� Me gustó mucho! Soy tu fan ����

    ResponderEliminar
  9. ������ Casi lloro, algo similar me ocurrió hace años chico. No se vale @giuliomottola

    ResponderEliminar
  10. Muy buena! Espero el segundo capítulo :)

    ResponderEliminar
  11. El comentario anterior es el mío. Soy Mary :*

    ResponderEliminar
  12. ¡Gracias José Gabriel Fuentes! Esa es la intención

    ResponderEliminar
  13. Osua, muchas gracias por todo el apoyo.

    ResponderEliminar
  14. GIULIOOOOOO ERES UN DURO

    ResponderEliminar
  15. El segundo capítulo se publicará el sábado 25 de julio. ¡Pendientes!

    ResponderEliminar
  16. TE DEJE UN CORREO, ESPERO Q LO LEAS ��

    ResponderEliminar
  17. Tenía tiempo que no me sentaba a leer con gusto una lectura como esta. Al mi parecer, es una escritura muy limpia y bien ajustada a estos tiempos. Te has ganado un seguidor desde Lima, Perú.

    Marcos Hurtado

    ResponderEliminar
  18. Estoy fascinada con la historia. Me encantó demasiado, espero el segundo capítulo. Cuántos son por cierto??

    ResponderEliminar
  19. WHAT? Ensayo de que? Quiero seguir leyendooooo

    ResponderEliminar
  20. @giuliomottola una historia linda, me trajo recuerdos, sobretodo con ese detalle de sentir que conoces a esa persona de algún lado...@jvcafarelli

    Quedé así: �� ..ya va.... Pero....y que pasó después sss!
    loredavalosc...como que un ensayo????.... Espera que voy por la cotufas!! @giuliomottola ...��

    ResponderEliminar
  21. OMG! O.O Chico pero porque tienes que terminar asiii. Admiro tu trabajo y aplaudo todo lo que estas haciendo. Besos, Mila

    ResponderEliminar
  22. Ayyyyyyy ������ Parece una novela de drama y suspenso. Me encanto leerte ��

    ResponderEliminar
  23. Me emocioné demasiadooo
    Me parece una historia buenísima *.*

    ResponderEliminar
  24. Mi parte favorita: «—no vayas a besarme, por favor—»
    —Un momento, una cosa es que me acompañes a comer y otra muy distinta es que quiera besarte. Aunque sí quiero, pero no es el caso. Además, te mueres por basarme.
    —Tengo que reconocer una cosa, eres muy bueno hablando.
    —Parece que la chistosa es otra, en realidad hablo poco.
    —No te enfades, pero lo haces tan bien. Deberías poner en práctica lo que digo. Deberías de apuntarte al reparto de Almodóvar. Strike!

    ResponderEliminar
  25. Un relato típico de un encuentro que está destinado para algo importante. No se mucho de escritura pero desde mi punto de vista, supiste captar la esencia de una mujer cuando es abordada de esa manera y se encuentra con esa vida pasada en este momento futuro. Para mí el dejavú es esa lección que estamos aprendiendo cuando tomamos este libro de esta vida y que antes de nacer le dimos una hojeada, por eso se nos hace conocidos lugares momentos y personas.

    ResponderEliminar
  26. ¡Muchas gracias a todos! Aprecio sus comentarios

    ResponderEliminar
  27. Ame demasiado esta parte jajajajaja
    "—Tengo un delicioso pastel de chocolate, galletas, frutas, agua y un poco de zumo de naranja. ¡Para chuparse los dedos!
    —Te los chuparás tú...
    —Eres un estúpido. Me voy.
    —Espera, no te vayas. Discúlpame.
    — ¡Suéltame! Me estás lastimando.
    —Si prometes que no te vas a ir.
    —Igual me iré.
    —Por favor, no te vayas."

    ResponderEliminar